sábado, 19 de mayo de 2012

Cautivar a los pájaros.

"El genio de un compositor se halla en las notas de su música;
pero analizar las notas no sirve para revelar su genio.
La grandeza del poeta se encierra en sus palabras;
pero el estudio de éstas no revela su inspiración.
Dios se revela en la Creación;
pero, por mucho que escudriñes la Creación,
no encontrarás a Dios,
del mismo modo que no descubrirás el alma
por mucho que examines el cuerpo."

- P. Anthony de Mello (S.J.)

El encanto de un bailarín reside en la gracia de sus movimientos;
pero escudriñar sus pasos no depara el encuentro con la Gracia.
Se baila moviendo el cuerpo, pero los movimientos, por bellos y virtuosos que sean, representan apenas un vehículo para que el bailarín pueda expresar la danza de su alma.

El poeta que no se ha dejado conmover por la vida no puede hacer poesía, por mucho que respete la métrica y la rima. Escribirá palabras bellas, pero deshabitadas y huecas.
El bailarín que no se permite sentir el amor verdadero y el auténtico dolor en su corazón no podrá bailar, por mucho que mueva su cuerpo. Podrá hacer saltos impresionantes, dar vueltas a gran velocidad, estirar las piernas hasta romper los límites de la flexibilidad humana, pero no habrá verdadera danza en sus movimientos.

El maestro del laúd le dice al joven estudiante:
"No careces de talento ni de habilidad para producir bellos sonidos.
Tu música tal vez alegre el oído de algunos aldeanos,
pero no creo que pueda cautivar a los pájaros.
Tocas en el modo del invierno, pero
¿adónde está el viento helado?
¿Se ha congelado el agua del lago,
ha empezado a nevar?
Sólo tocas con los dedos,
tu corazón está más duro que una piedra."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Jansenson Magia

Jansenson Magia
Visitanos en www.jansenson.com