domingo, 28 de julio de 2013

Graf Story.

Graf Story.
Cena Show.
Tattersal. Palermo, Buenos Aires.
De martes a domingos hasta el 24 de agosto.

En la tarjeta del ramo de flores que ayer llevé como muestra de agradecimiento al elenco de este espectáculo (por llamarlo de alguna forma), escribí estas palabras:

"Dicen que el arte verdadero hace florecer a las personas.
Gracias por permitirnos experimentar el vuestro."

Creo sinceramente que nadie que pueda invertir el dinero que cuesta esta experiencia debería perdérsela.

Voronin es un artista que, entre otras cosas, hace magia. Y en este caso es además el creador de Graf Story, y el director del espectáculo, y del elenco formado por unos artistas extraordinarios de distintas partes del mundo.

He admirado el trabajo de Voronin durante casi 20 años. Y hace un par de noches he podido volver a verlo, y también he empezado a disfrutar del comienzo de una (espero) gran amistad.

El Tattersal se ha vestido realmente de gala: el servicio de catering de Schuster, una vez más, ha demostrado que se puede dar de comer muy bien, atender y servir profesionalmente sin perder la calidez y cuidando el máximo detalle. El espectáculo es maravilloso, lleno de miles de esos instantes pequeños y a la vez gigantes que hacen un todo mucho más rico que la suma de sus partes. Los actos de "circo" están a la altura de cualquier acto de cualquier circo o espectáculo del mundo, y de hecho varios de los artistas que aquí trabajan fueron parte de diferentes producciones del Cirque du Soleil y el Circo ZinZanny.

Hago memoria de mis momentos preferidos y me doy cuenta de que son todos: todo Voronin, por supuesto, Elena Gatilova, a cada instante caminando en la carpa pero sobre todo en su acto de contorsionismo aéreo (la vi por primera vez en Zumanity, de Cirque du Soleil, en Las Vegas, pero aquí está mil veces más lucida), el acto de Vertical Tango, increíble, de Sandra y Sam. La (muchísimo más que una) muñeca contorsionista Svetlana, exquisita. El maestro de ceremonias, Matt de Kran, enternecedor, la interacción de los artistas durante toda la noche con el público entre las mesas, preciosa. La puesta de luces, genial. La música de la orquesta Sarrasani en vivo, deliciosa. Y luego Oleg Izossimov, Y Rustam Tsodikov, y Brandon Majik, y los dúos MainTenanT y Nostalgia, y Melanie Stace, cantante, y las bailarinas clásicas, y Max, y las bailarinas contemporáneas, y los malabaristas y los músicos, y el público predispuesto, glamoroso, feliz de formar parte del ritual Graf Story, para no parar de aplaudir, para no parar de recomendar.

Ya participé de la experiencia dos veces, dos días seguidos. Ya bailé dos noches seguidas cuando al final los artistas invitan a bailar a algunos del público, lo que significa que me sentí mucho más que a gusto. Ya compartimos con todo el elenco varios brindis por ese tipo de amistades que uno desea que duren más de cien años.

Son, quienes integran el elenco de Graf Story (y por supuesto también el equipo técnico del Tattersal), personas de esas que se encuentran pocas veces en la vida, cerca de las cuales es indispensable pasar aunque sea un poco de tiempo.

Gente que nos riega, nos refresca, nos hace crecer, nos devuelve la niñez, nos ilumina, nos despierta y nos rejuvenece un poco la vida.

Gente que nos muestra que la vida es extraordinariamente bella, que hay quienes la viven en casi toda su potencialidad, que hay más lejos, que hay más grande, que hay más potente, que hay más apasionado, que hay más profundo.

Gente que nos abraza con cada gesto, con cada detalle, con cada mirada.

Gente, como dice Lima Quintana, tan necesaria...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Jansenson Magia

Jansenson Magia
Visitanos en www.jansenson.com